Publicado el Deja un comentario

Populismo penal

Artículo de perspectiva, contexto y OPINIÓN

Hay entradas en el presente blog hablando de avances en materia de trato al reo, pero también en la necesidad de represión de violencia, dejando una posición clara: ni punitivismo, ni abolicionismo, o sea, este blog apoya la proporcionalidad y represión – prevención activa de violencia.

Pero hay una tendencia populista en lo penal, pero en lo penal que se queda en el papel. Algunos ejemplos:

Prescripción: Se ha mencionado que es necesario que los delitos no prescriban, en especial los delitos en la función pública y delitos sexuales contra menores. Es curioso por la falta de lógica y evidencia que demuestre que entre más se alargue el plazo de persecución, más gente hará sus denuncias verosímiles y será más fácil llegar a condenaría, cuando la lógica y las estadísticas señalan que ente más tiempo pase, el ser humano olvida, además, no quiere vincularse a episodios traumáticos, se sabe que es más difícil recabar prueba y que entrabaría aún más el sistema judicial. Esto, además, sirve para alimentar shows mediáticos en casos que generan morbo y disidencia política. No es óptimo dar casos específicos, por respeto a las víctimas, pero muchos recordarán una violación a una menor de edad, por su padre y resultó en embarazo, años después ya casada y con hijos, una vida profesional y superando el asunto traumático, le dicen que por fin recapturaron a su agresor, 14 años después (ella empezando la lucha legal muy reciente de ocurridos los desagradables hechos). Moraleja: el problema no es plazo de prescripción, sino la inoperancia del sistema, que revictimiza, resuelve poco y gasta mucho. Aumentar la prescripción es casi equivalente a procrastinar.

Proporcionalidad: por ejemplo, si un menor de edad colegial envía nudes por su gusto y su propia cuenta es pornografía infantil, pena de 4 a 8 años…. también si un adulto de 30 y pico de años, viola a un recién nacido y lo graba, lucra con esto y demás aberraciones, también es pornografía infantil, pena de 4 a 8 años actualmente. Es decir, ese es el delito y eso es lo que dirá la opinión pública, Pregunta: ¿Son igual de nefastos los casos señalados? Los atenuantes, la inmadurez del infractor, el grado de violencia, ánimo de lucro y demás aspectos quedan en definirse en diferencias de 4 años. No hay Código Penal con derecho positivo que clasifique con más detalle necesario la edad de infractor, edad de víctima, violencia, lucro y demás. Similar con los homicidios, un tipo mata a otro por no saludarlo, se acoge al abreviado y le dan 8 años, la diferencia si hubiera matado a su pareja sería brutal, desproporcionada, con un mínimo de casi tres veces la pena obtenida, a pesar de haber igualmente acabado con una vida humana. Es decir, en algunos casos se está desproporcionando y no hay clasificación rigurosa de los delitos, esto queda a criterio de jurados, sin mucha categorización en la ley expresa. . ¿Es esto una buena práctica?

Ley Penal Juvenil: una alcahuetería, donde hay hasta casos de homicidios y no se pasan ni un día de cárcel, esto sumado a que el máximo penal es 15 años y no hay acción civil.

Abreviado: rescata tiempo, dinero y demás recursos del sistema penal, acepta sus errores y hay pena, pero a veces esta pena de poder obtener el mínimo menos un tercio, parece que se reservó para gente de cierto estatus que podría poner a su defensor privado a negociar con el fiscal.

Ejecución condicional: es ilógico preferir que una persona no vaya 2 años a la cárcel, para que se reforme y luego ver la falta de lección y regresa a descontar 35.

Máximo penal: cuando se aprobó en los 90s, pasar de 25 a 50 años el máximo penal no ayudará, no hay registros de bajas en reincidencia, ni en hacinamiento, ni seguridad ciudadana. Las largas estadías salen caras y no reforman.

Es necesario procesos iguales para todos, con mecanismos penales humanos (no donde se dan mutuamente palizas y cuando salen salen “jodidos de la jupa” a matar y demás), es necesario que no elimine la cárcel pero que sea un mecanismo que sea ridículamente desigual e inhumano, sino espacios de reflexión, trabajo, estudio y demás, donde se señalen culpables y se reprima con supresión de libertades al infractor, especialmente el violento. Lo que no se vale es que vengan políticos y agentes de opinión pública como periodistas a hacer este populismo penal, que Cessare Beccaria hace más de dos siglos, el Dr. Duberlí Rodríguez Tineo hace años y otro incontable número de especialistas en derecho han demostrado como algo sinsentido. Sumando que la ley aplica a partir de su publicación, eso no resuelve el problema de ayer, hay que sumar que la población conoce poco la ley y que la ley ya existente presenta deficiencias en su aplicación. Y esto que aún no avanzan en la medida de pensar en cambios constitucionales para extraditar nacionales.

Entonces, ¿Por qué el populismo? Para ganar opinión y para nada más sirve, mano dura con lo que ya está, protección con celeridad a la víctima e igualdad para todos, eso sí tiene sentido.

Contexto: SJ, CR, marzo de 2018.

Publicado el Deja un comentario

Sexting

Leer todo por favor. No es apología, es realidad y dejar la hipocresía.

El sexting no viene porque viene y ya, no es solo producto de moda, sino de otros dos elementos: la naturaleza y el razonamiento. Aunque parezca una estupidez, así es, hay elementos que llevan a alguien a llegar su escape sexual al sexting, algunos argumentos son:
– No hay riesgo de embarazos
– No hay enfermedades
– Estoy de alguna manera “anónimo(a)”
– Está al alcance de unos clics y no es costoso ni en tiempo, dinero y esfuerzo
– No hay remordimientos, simplemente cuerpos sin nombre, aceptando que yo soy uno de esos cuerpos

Que sí, los puntos anteriores son obvios. Pero que esto sea un pecado, no quiere decir que sea tabú, como decía Yaco en una de sus canciones -parafraseando- “este es el siglo del orgasmo”, o sea la sociedad que consume y ofrece sexo en todas sus formas, incluso unas muy aberrantes, la sociedad que da chupetas electrónicas (como una vez mencionaba el notable abogado don Roberto Lemaitre), la sociedad que enseña estilos de vida donde el cuerpo y el modelo es la materia prima, es la misma sociedad que crucifica a alguien que “queman” por haber pasado nudes.

Quemar: es un acto de cobardía, infantil, inmaduro, grotesco, insensible, entre otros adjetivos. ¿Qué sentido tiene ensuciar la imagen de alguien por pura maldad, despecho, o lo que sea?

Pero los peligros van más allá, si consideramos que realmente hay cosas peores que “un ridículo”, podríamos recordar la trata de personas y las extorsiones (a hablar de esto en otra entrada del blog). Ahora bien, la ley es intransigente a veces, a veces es inefectiva, desproporcionada y a veces insuficiente. Por ejemplo, no hay en el país como tal un artículo para sancionar la “pornografía de la venganza” penalmente y de forma tipificada, sin embargo, la redacción de tales leyes no es tarea fácil y requiere un cuidado especial para no caer en los adjetivos antes citados, a veces siendo una ley revictimizante.

Entonces, primeramente, entender el fenómeno, como ya se ha señalado, pero se agrega:

El sexting no discrimina sexo, edad, clase social, afiliación política, etnia, nacionalidad, nada, de hecho, está aumentando el número de mujeres que hacen sexting por muchísimas razones, como el halago de la otredad, como el sexting como un escape a una presión hormonal que no se canaliza. En los varones, las razones no hace falta ni citarlas, vienen en el “ADN” popular.

¿Es alguien lo peor del mundo por sextear? No. ¿Es culpa de la persona a la que “queman”? No. De hecho mucho ser desgraciado “quema” personas y las trata mal hasta en sus calificativos. Lo que es peor, solo el hecho de imaginar que alguien que pasa por eso tiene que enfrentar más burlas, enfrentarse a las autoridades de familia, de la iglesia o lo que sea, ya es un reto y puede tener consecuencias en la salud mental, física y hasta intentos de suicidio (algunos exitosos lamentablemente). Lo que tiene que quedar claro aquí es: El sexting es natural en este mundo artificial, lo cual no quiere decir normalizarlo, sino dejar ese tabú como si nadie lo hubiera hecho y como si los de más edad no lo hubiesen hecho de tener las herramientas. Si te quemaron, bueno, primero que todo: acá no se acaba el mundo y eso le puede pasar a cualquiera, es cuestión de retroinspección y de valorarse.
Un caso en México, algo más extremo, trata de una joven de ni 14 años que fue seducida por hombres de 30 y tantos, con una vida sexual física muy desordenada. Aún para esta chica no es el fin, ella saldrá adelante. En Costa Rica se han dado muchos casos y se seguirán dando, muchas de estas personas (hombres y principalmente mujeres) salen adelante y su experiencia los hace más fuertes. El problema más grave es delegar toda una responsabilidad a los implicados, incluso en los implicados en su faceta de víctimas de bullying a raíz de esto, y no reflexionar como sociedad.

¿Hay sexting seguro? La respuesta corta es NO. La larga es “puede ser”, hay recomendaciones que acá no vienen al caso. En lo que me quiero enfocar es: ¿Quién es probablemente una persona ávida para “sextear” y esto le puede dañar más? Aquella persona responsable en su vida “convencional”, con una imagen intachable y que en momentos se le dan todos los factores y sexteó. El problema está relacionado además con la autoestima, las burlas, la pérdida de confianza y demás.

Finalmente, si alguien tiene la oportunidad de tratar con alguien con problemas de este tipo (adicción, que lo “quemaron”, etc.), no le tire la piedra por favor, ya habrá tiempo y lugar para hacerse el santulón y dar un par de consejos a posteriori. Tampoco eche leña al fuego porque la mayoría de los casos, el atacarlo es viralizar más. Hay distintas tesis sobre las denuncias ante los servicios informáticos para eliminar este contenido, con todo respeto a quienes discrepan de mi tesis, pero es ilógico decirle a alguien que no denuncie para que “borren” el contenido y que más bien lo documente todo para irse a revictimizar a poner una denuncia desde un país de tercer mundo.

Entonces, soluciones reales no paliativas: derribar tabús, hipocresías, linchamientos mediáticos, ser abiertos padres e hijos (muy diferentes a ser incómodo y prematuro) y no ser parte de los linchamientos, morbos, quemadas y demás basura. Esto sumado a valores, es una solución real para un problema social que no tiene su solución real en lo legal ni en lo tecnológico (en este aspecto se puede moderar más), es un “issue” social, con solución preventiva en lo social. No seamos tira piedras.

Publicado el Deja un comentario

Logros de verdad – Contexto Costa Rica

A lo largo de los años hemos visto cómo ha decaído el nivel de consenso para definir un logro, lo que materializa una enorme cantidad de debates televisados y radiotransmitidos a la hora de escoger gobierno. Muchos de estos debates no trascienden de las bromas, los ataques, posteriormente los memes y montón de elementos millennials… rara vez hay un consenso y un acuerdo que invoque medidas de sanción en caso de incumplir.

Los logros se basan en debates, que llevan a diálogos, en un programa de excelente nivel, donde Claudio Alpízar hablaba con Antonio Álvarez, este último dijo algo muy cierto, parafraseando mencionaba que, si hoy tuviéramos que hacer el Teatro Nacional, no lo haríamos. Cualquiera puede discrepar de don Antonio en muchos temas, pero ha dicho una gran verdad, refiriéndose a la capacidad de lograr obras que literalmente nos dejen la boca abierta. A esto se agregaba el Ferrocarril al Atlántico, entre otros. Otro hombre de los pesos pesados de la academia y política nacional, Rodolfo Piza, ha señalado otros logros, como la Abolición del Ejército, la Seguridad Social, el Código de Trabajo, la Universidad pública de primer nivel, elementos alcanzados durante la época de Guerra Mundial, donde nadie pensaría tal cosa. Igualmente, Juan Diego Castro ha señalado elementos de gran valor, catalogándolas como joyas, tales como el INS, la CCSS, el ICE, RECOPE, entre muchos otros. El tema es: muchas distinguidas y respetables figuras han señalado que hay logros en Costa Rica que impresionan, pero esos logros son glorias pasadas, que a veces se pone en entredicho su vigencia y transparencia actual.

Entonces, ¿Qué tenían claro los protagonistas de tales logros? Si conocemos la historia básica del país tenían varias cualidades: debate de ideas contundente, diálogos con objetivos, pragmatismo (se hace porque se hace), no populismo punitivista, ni el otro extremo abolicionista de sanciones, tenían compromiso y se pusieron de acuerdo, cediendo y tendiendo puentes a pesar de sus líneas ideológicas.

Es decir, en los 40, si comunistas, católicos, republicanos y liberales no tienen las cualidades antes mencionadas, no logran nada. Similar en finales de siglo XIX y principios del XX, si conservadores y liberales no ven objetivos claros, no logran nada, a veces perdían a veces ganaban, pero al final los objetivos se alcanzaban. En los inicios como estado independiente era similar, tanto así que se logra resistir al filibusterismo, sin clasismo, sin xenofobia, ni racismo, sin discriminar entre católicos, ateos, católicos que seguían el Rito de York, protestantes extranjeros y demás.

En los últimos 40 años, sí se han logrado objetivos, pero en su mayoría han sido para “sacar agua del bote”, es más, sí se han logrado objetivos de forma satisfactoria, en especial en ambiente, salud y sociedad, pero estos logros son opacados por corrupción, mezquindad y por la hipercrítica poco pragmática del tico. ¿Ha faltado ponerse la camiseta más allá de cuando juega la Selección?

Hay que recordar que, sin caer en maquiavelismos, por encima de las banderas partidarias, las religiones, las condiciones diversas, por encima de todo eso está la causa. No se vale serrucharnos el piso.