Publicado el Deja un comentario

Pruebas falsas e historias falsas

¿Qué pasaría si les dijeran que alguien le toma fotos a las partes íntimas a su hermanita menor de 6 años y comete actos lascivos e incestuosos? El presunto depravado es expuesto en redes y empieza el linchamiento. Este linchamiento, aunque los hechos fuesen verdad, no es correcto ni civilizado, porque involucra otros delitos, como la difamación, amenazas, incluso agresiones y vapuleos que pueden terminar hasta en homicidio. ¿Qué pasaría si les dicen que un joven fue presentado como un depravado, pero todo era producto de un hackeo + trolleo? (https://www.youtube.com/watch?v=LRx_8rvQL0E ). La cuenta perfil del joven aparentemente fue vulnerada y posteriormente se subieron historias falsas y material fotográfico modificado de su hermana, es decir fotos editadas. ¿Quién le devuelve al joven la tranquilidad luego de esa presentación y daño a su imagen?

En el caso anterior parece que no hubo una gran edición, pero sin duda que hay enfermos que están dispuestos a trabajar estos materiales hasta editarlos tanto que caen en indetectables de edición.

Casos más complejos, como las extorsiones sexuales (http://www.bbc.com/mundo/noticias-37789546 ) donde se va más allá por parte de los atracadores y son capaces de manipular por medio de edición para dar a entender que la víctima de extorsión se estaba masturbando frente a una niña o una anciana, lo cual generaría más morbo y más terror de ser difundido.

Ya no son solo noticias falsas y capturas falsas, sino también videomontajes (https://www.nytimes.com/es/2018/03/07/noticias-falsas-videomontajes-deepfake-fakeapp/ ) sumamente bien editados, donde inclusive pueden simular que la víctima es quien graba, falseando datos del equipo, incluso mediante capturas previas al equipo de la víctima de la falsa.

Varias lecciones en este tema de las pruebas falsas, primeramente, hay que tener cuidado con todos los datos y multimedia que se sube. Segundo: queda el reto para las autoridades de definir criterios serios para lograr dar veracidad a esas “pruebas” pero realmente siempre queda una mínima duda, además: posiblemente ningún pobrete se va a lograr limpiar el nombre si no tiene un dineral para pagar un buen abogado y un forense en el tema. Y finalmente, resulta indispensable abandonar la cultura del linchamiento en cualquier caso y de creerse de primera mano todo lo que se capta y difunde.

Es recomendado leer otras entradas del blog que tocan temas de prueba digital, cultura y demás.

Publicado el Deja un comentario

Pruebas tipo capturas de pantalla (pantallazos, ScreenShots)

En la red suelen ocurrir situaciones en las que se requiere una prueba seria y fiable, para defenderse o para interponer un proceso ofensivo, así sea en lo legal o simplemente en un círculo social, con cierto nivel crítico que requiera que las capturas sean verificables. Estas situaciones incluyen: amenazas terroristas, pornografías ilegales, piratería, plagio, injurias, calumnias, suplantaciones, extorsiones, hackeos, entre otros.

Las capturas de pantalla son altamente modificables, incluso mediante formas poco sofisticadas. Por lo que, en su sana práctica, ninguna persona objetiva y madura debería confiar de una simple captura de pantalla no verificable. Algunas formas de mantener una captura como prueba, válida y seria son las siguientes:

  • Que el contenido siga en la web. Es decir, que esté todavía alojado en el sitio y se pueda visitar el sitio con un dispositivo, en medio del debate. Por ejemplo: las conversaciones de un chat. Sin embargo, ya corresponderá a otros criterios contextuales, el verificar que esa conversación no está “adulterada” borrando mensajes que le den otro tono a la conversación.
  • Si fue en Twitter, puede que fuera recopilado por un servicio como https://projects.propublica.org/politwoops/
  • Uso de Way Back Machine: en http://web.archive.org/ ahí se busca el sitio web y a lo mejor si allí se guardó una copia del sitio en cuestión.
  • Utilizar el caché de un buscador, por ejemplo, el caché de Google. Pasos: Se busca el sitio > Se busca el caché haciendo clic en la flecha hacia abajo y luego en “En caché”. El buscador advertirá que es una copia del caché a tal hora, de tal día, según tal zona horaria. (Para ver las imágenes en grande: clic derecho en las imágenes y “abrir imagen en pestaña nueva”)
  • Otra opción más fuerte y recomendada para que la compren abogados, es eGarante y aplicaciones similares, que capturan y certifican la captura como tal. De esta forma, pasa a ser una prueba muy seria y deja de ser la fe del abogado. Ver más en https://www.egarante.com/productos/eg-web/
  • También hay capturadores de pantalla web gratis, tales como https://web-capture.net donde se siguen los pasos descritos y luego hay una opción de “Ver”, ahí redirige a un enlace y está la captura del sitio como tal, es decir, el capturador ya fue intermediario para generar la imagen y así se verifica que lo que está en la captura, de verdad estuvo en el sitio puesto en la red. Una opción similar se puede encontrar en http://bounceapp.com que realiza algo similar.

Falta mucho por aprender y por ser cultos para ser responsables con los contenidos, en especial con las injurias y el ciber-bullying.