Publicado el Deja un comentario

Sociedad Orwelliana, la religión

Se cree que la religión es un tema del pasado. Lo cierto es que el ser humano desde siempre ha sido religioso y ahora más que nunca. Se tienen creencias, rituales y hasta peregrinaciones.

Hay dos opciones religiosas como tendencia y además, son obligatorias, de una u otra forma:

a) La religión del Estado: esta indica cuánto se debe diezmar al dios Estado (por medio de impuestos, a veces mal recaudados y empleados). Luego también indica las fechas festivas y reescribe las historias que sean Incluso cambiando los calendarios y las semanas, como en las Revoluciones Francesa y Rusa. También prohibiendo la religión, regresando a las épocas de Roma, como se dio en China, donde al prohibir, más bien creció el número de religiosos. Prohibir alguna religión y reescribir historia, es necesariamente un acto religioso. Esta religión es capaz de resucitar momias políticas, que no importa que ya no estén en el gobierno de turno, porque siguen influyendo en el Estado y haciendo lo que se da la gana.

b) La religión posmoderna: aquella que hace que la gente asista a marchas para afirmar una posición no vinculante, aquella que puede lograr que la gente se regocije en la presentación de un producto (algo tan burdo como un modelo de celular). También es la del culto al cuerpo que no es natural y al amor que tampoco es sincero. Ahora tiene templos virtuales, donde “debaten” y son de “mente abierta”, pero siempre hay alguno que otro rapto secreto, donde un usuario hereje, es expulsado del grupo, foro, red, sin ofender a nadie, solo por diferir un axioma.

Acá estas dos religiones coexisten y a veces se utilizan la una a la otra. Hay una tercera, que es la congregacional, para la cual no hacen falta descripciones, pues ya hace miles de años que se practica. Esta es la más sincera, pues se les identifica como religiosos.

El problema con la religión del Estado es que pone en un Olimpo a gente que se olvida de los simples mortales. Y el problema de la religión posmoderna es que generalmente sus consignas son desechables y sus prosélitos también. Los problemas de la religión congregacional ya se conocen.

Es inevitable ser religioso, es difícil pensar en que alguien lea una definición de religión y no se sienta aludido ni por las creencias, ni las ceremonias, ni los valores. En la sociedad Orwelliana la religión es cada vez más a la medida, así como el Estado tiene más y más herramientas para llaman a cada uno a diezmar y también conoce todos sus pecados, la diferencia acá es que hay unos animales más iguales que otros y también hay un alto clero que está por encima del bien y el mal.

Cuando se comete un error, en la sociedad Orwelliana, el Estado y su religión tienen armas suficientes para llevar castigo divino a esa alma. Esa alma ya sabe que se equivocó y quedará algún rastro, donde el Gran Hermano actuará, rastros como los mencionados en: https://bitblogcostarica.com/diagnostico-de-una-sociedad-orwelliana/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *