Publicado el Deja un comentario

Generaciones pasadas que se creen bastión de la moral

Las generaciones pasadas a veces se venden como “en mis tiempos no pasaba eso…” hmm… beneficio de la duda, porque de haber existido la tecnología como ahora, más de uno hubiese salido expuesto por comportamientos inapropiados, chismes, infidelidades…. Mas de uno estaría viralizado samuleando a la vecina o robándose un par de cosas de la vía pública.

Hoy los más veteranos se asquean del trap y reggeatón (que ni importa cómo se escriben…), ¡Y se asquean con justa razón! Pero tampoco han revisado sus bailes con botella, a comer mamey, ni tampoco han revisado las memorias de aquellas mujeres que “fue en cabaret donde las encontraron bailando, al mejor postor” …

Las damas doradas se escandalizan y casi piden fuego divino para las más jóvenes con hijos fuera del matrimonio, pero se les olvida que ellas también tienen hijas con más antigüedad que las nupcias contraídas.

Hoy los señores con bastón se llenan la boca hablando de las drogas que atañen a los más jóvenes, pero ellos también se las pegaron, solo que el guaro de contrabando no aparecía en fotos, no porque no quisieran tomar las fotos, sino porque les daba pena llevar a revelar los negativos donde se vieran sus fiestas y caras retorcidas de estar hasta el hacha de alcohol.

A los mayores se les olvida que ellos también fueron jóvenes e incautos y ahora en vez de apoyar con su experiencia y a veces mano dura, solo critican a la inexperiencia con lengua suelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *