Publicado el Deja un comentario

Errores e ilegalidades en el contexto gamer – otaku actual

La «Comunidad gamer y otaku – cosplayer/cosmaker – comic fan- fan de cultura pop, etc, etc» (sin tachar este grupo de tribu urbana o algo similar), al igual que cualquier grupo de población, hace uso exhaustivo de las tecnologías que han permitido la propagación de productos de software y han propiciado el social media. No obstante, a veces incurren en ciertos errores, e incluso en ilegalidades. Por ejemplo:

  • Psuedopornografía o pornografía virtual: Es conocido que, en muchos círculos, donde se manejan hobbies asociados a entretenimiento como los videojuegos, el anime o el manga, hay un ala de fans del ecchi, las “lolis” y tales tendencias, a veces tienen connotaciones sexuales explícitas, dando a entender que se trata de personajes menores de edad, incluso, -niños de verdad (menores de 12) – que en el storytelling si acaso están en una pre-pubertad. Esto en algunos países se censura socialmente y las autoridades han tomado parte para bloquear los sitios que proliferan tales contenidos, ya que pueden generar ciertas tendencias no apropiadas. En el caso de Costa Rica va más en serio: la tenencia, fabricación o difusión de tales contenidos, tiene pena de cárcel (6 meses-2 años), calificado como “Psuedopornografía o pornografía virtual”, aduciendo la figura sexualizada de menores de edad. Este tema es serio, sin embargo, se ha tomado con mucha ligereza y se critican otros actos. No se está entendido que, prácticamente esos contenidos son delictivos según ciertas legislaciones.

  • Bullying o acoso: Las redes sociales virtuales y los foros han funcionado para crear un ambiente útil para las burlas, más allá de una simple broma u opinión pintoresca, a veces sobresalen los comentarios ofensivos. Incluso hay quienes acosan sistemáticamente a los demás, con burlas sobre su cosplay, burlas sobre su físico y demás, aún ya habiendo sido externado el malestar con la burla. Hay personas que se prestan para el “vacilón” y forman parte activamente del mismo, sin lastimarse al respecto, pero otras personas sí se ofenden y se ponen tristes, esto se nota y se debe detener la burla.

  • Plagio y atribuciones indebidas: El plagio de ideas están a la orden del día, además de las atribuciones indebidas. Por ejemplo, un grupo X se atribuye la organización de Y evento, lo publicitan, pero no explican que ellos no lo organizan, por lo que la situación se les puede salir de las manos.

  • Piratería: Es conocido que la propiedad intelectual, en teoría se protege, al menos del lucro masivo con piratería. Sin embargo, muchos grupos e individuos siguen en la actividad de piratería… aun existiendo, en 2017 canales más accesibles para contenido legalmente pagado. Acá no es para jugar de santos, pues quienes son de los 80´s y 90´s piratearon más de una “cosa” y actualmente se siguen pirateando hasta artículos de belleza, tintas para impresora, música, programas de software, libros, entre otros, lo cual no está bien, no debe continuarse esa actitud. Lo curioso es que a veces, son los mismos fans los que motivan este mercado negro. El tema de los videojuegos ya pasa a otro nivel en términos de volumen ya ganancias para el vendedor pirata, es excesivo el mercado pirata, teniendo como consecuencias:

  • … Para el comprador: se inmiscuye en una actividad pirata y mafiosa, no apoya al creador del videojuego para seguir produciendo calidad, se expone a malwares, se expone a dañar su consola, se expone a que el gobierno algún día emprenda el apoyo acciones de tipo legal, puede ver reducida la calidad del producto.

  • … Para el productor/creador del videojuego: se ve violentado en su propiedad intelectual, no recibe retribuciones por su trabajo, le penaliza con una mala impresión.

  • … Para el que vende: es una actividad mafiosa, en la que se puede comprometer legalmente, más con la entrada en vigor de los tratados de libre comercio (especialmente el CAFTA-RD y es muy probable que se refuerce este tema si Costa Rica sigue en proceso de selección para la OCDE).

  • … Como decía antes, esto pasa también para mangas, animes, libros, discos, tintas para impresoras, medicinas, artículos varios, incluso comida (sí, comida). Las imitaciones, suplantaciones de marca y contrabando están a la orden del día. Hay que madurar mucho en esto, como sociedad.

  • Se pueden involucrar en problemas por andar armas de fogueo o artículos de cosplay, que la gente en la calle no sabe que son en efecto armas de fogueo o artículos de cosplay. Es importante seguir las indicaciones del organizador del evento, que generalmente señala que se debe distinguir el “artículo – arma de mediano y largo alcance” (que en realidad es indumentaria) de un arma real, por ejemplo, con un indicador rojo o naranja en la punta. Estas indicaciones previenen que alguien que no está tan enterado del mundo del cosplay, reaccione y se altere (y haga algo que no sea muy positivo, aunque en el fondo lo haga por ignorancia).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *