Publicado el Deja un comentario

Eduación, clave para la ética y el desarrollo personal

Por medio de la educación, se puede avanzar en muchos aspectos, no solo en el aspecto socioeconómico, sino en el plano ético. Resulta curioso pensar en lo siguiente:

  • Un estudiante de cocina que ahora que conoce las Enfermedades de Transmisión Alimentaria, lava y desinfecta correctamente los alimentos, cosa que antes no hacía.

 

  • Un estudiante de informática que usa los dispositivos electrónicos solo para el bien y cosas útiles, al llegar a conocer el impacto y potencial que tienen en todas las áreas en que se desenvuelve el ser humano.

 

  • Un estudiante de psicología que ahora trata de actuar consecuentemente con el perfil psicológico de cada persona con la que trata, incluso fuera de las prácticas o del consultorio médico.
  • Y la lista puede seguir…

 

Es importante observar que el conocimiento no solo puede graduar y listo, para que luego salgan a la calle un montón de fariseos con títulos. Sino, que la eduación puede transformar a las personas y hacerlas personas de bien en todo sentido y en pro de una mejor sociedad.

Publicado el Deja un comentario

En la Colonia Penitenciaria (de Franz Kafka), ¿Un capítulo de Costa Rica?

El famoso escritor Franz Kafka hace aproximadamente un siglo, en la Europa central escribió una novela corta a la que llamó: “En la Colonia Penitenciaria”, con solo cuatro personajes activos: el Condenado, el Soldado, el Oficial y el Explorador. A grandes rasgos, el Condenado fue sentenciado por desacato y rebelión (o algo similar a irrespeto a sus superiores), el Oficial se encargará de ejectutar al Condenado con ayuda del Soldado y el Explorador está presente para observar el mecanismo de ejecución.

Cabe destacar que en medio de todo esto, el Explorador es novato, el Oficial le instruye en el proceso y se entienden en francés, el Condenado no habla el francés y de hecho no sabe que fue sentenciado a pena capital. El Oficial adula al proceso de juicio y la ejecución del Condenado, haciendo porras al método arcaico y a la cosmovisión del anterior encargado del penal y diseñador del mecanismo de ejecución. Por último, conviene señalar que el Condenado no tuvo defensa, argumentando que no es necesaria ni en el caso que sea culpable ni inocente y además, la ejecución, es una tortura en una máquina infernal, de difícil operación, que escribe la causa de condena (que es la muerte) del Condenado.

Ante todas estas incongruencias y bestialidades, el Explorador en su debido momento argumenta en contra de este método, y como acto seguido y cercano al final de la novela corta, el Oficial cambia de puesto con el Condenado y es ejecutado “felizmente” en la infernal máquina.

Esta es la obra Kafka, que antes de la Segunda Guerra Mundial, horrorizaba al espectador con sus crudas descripciones. Podemos apreciar varios elementos de la obra:

– El Condenado era un “hijo de vecino” que no tuvo defensa y además no habla el mismo idioma en que se procede a explicar su sentencia.
– El mecanismo de ejecución involucra a un Oficial que es el que comprende la maraña de sistema y máquina. Sumado a esto, involucra una burocracia con el Soldado, quien es mandado a “pecar” siendo partícipe de tales torturas al Condenado.
– La máquina es compleja y nadie entiende bien sus planos.
– El outsider de la historia, el Explorador, se horroriza ante todos los actos.
– Se descubre la estupidez del sistema de juicio y ejecución pero el Oficial sigue empeñado en defender lo indefendible.
– Muy para el final, el Oficial toma el lugar del Condenado y muere en su propio sistema.
Portada de la publicación de 1919. Licencia CC 3.
¿Suena conocido?

Un sistema lento, injusto, con defensa solo para los acomodados… sumado a una burocracia, donde un observador sensato puede determinar que no sirve, con métodos de condena y purga poco eficaces y con un sistema que a la larga va a torturar y a acabar con quienes lo legitiman. Esa es la obra que retrata a Costa Rica. Si bien es cierto, a cualquiera le da rabia, dolor y X sentimiento nada agradable ser víctima o testigo de delitos, no se puede negar que el sistema está colapsado y lo que es peor, en la práctica vemos que no se concretan muchas soluciones. Juicios de años para evadir responsabilidad a quien puede pagar y juicios con condenas desmesuradas que destruyen a la persona y no le permiten reivindicarse.

Los elogios al viejo sistema son la tónica, decir que es mejor insistir y potenciar con más insumos a los mecanismos tradicionales, esa es la mediocridad En la Colonia Penitenciaria de Kafka y también en la República de Costa Rica. Al final, veremos como quienes legitiman el sistema, son presas del mismo, teniendo un final de horror.

Es necesario dejar de desprestigiar el trabajo de policías, criminólogos, sociólogos y demás profesionales. Ojalá no se avance a esta destrucción propia de un sistema colapsado. Se debe dar espacio a prácticas útiles de re-integración a la sociedad y paso a un sistema judicial democráticamente horizontal.

Ya algunos han señalado que lo importante no es poner penas desproporcionadas, sino, dejar en cero la impunidad (en especial a lo ligado con corrupción en la función pública).

Publicado el Deja un comentario

Medios de comunicación masivos: teléfono “chocho” en la era de los SmartPhones

Parece que, desde que los grandes medios de comunicación (comerciales) instalaron banda ancha en sus salas de redacción, irónicamente dejaron de realizar periodismo. En lugar de eso, se sentaron a revisar redes sociales, poner a disposición contactos para chismes, chistes y memes, además de suscribirse a agencias internacionales de noticias.

No han aceptado que desde que se vive con tantos dispositivos y canales de comunicación, los medios tradicionales dejaron de ser necesidad y francamente ya no encuentran qué mediocridad inventar o qué repetir hasta caer en la necedad y el morbo. No se han actualizado al nivel que el receptor actual espera.

Se puede ver que muchos medios de comunicación presentan estos síntomas:

    • Usan “imágenes ilustrativas” a falta de las imágenes reales del acontecimiento. Si no tienen imágenes, no las tienen y ya. Los lectores ya saben cómo se ve un policía, un carro dañado, una calle inundada, etc. ¡No confundan con “imágenes ilustrativas”!
    • Repiten la noticia, como si creyeran que los receptores no captan a la primera, por ejemplo: hacer una “nota” de un rejuntado de otras noticias o bien, la típica escena donde le hacen el pase al compañero en el lugar del evento y ya se le acaba qué decir, por lo que devuelve el pase al estudio… para que el tipo del estudio le pregunte y repita lo que ya dijo hace menos de cinco minutos. Verbalismo.
    • Su contenido se basa en noticias agotadas, de lo cual no nada nuevo. Principalmente cuando es una noticia morbosa o bien cuando su línea editorial les exige reinventar la rueda.
    • Son mayormente notas de opinión, así como un blog, lo cual está bien, pero tienen el descaro de no decirlo y de no colocarlo en la sección de opinión.
    • Tienen administrador de redes sociales online y este se enfrasca en discusiones con los internautas.
    • Usan los “datos extraoficiales”.
    • Cuando pegan una, no lo superan por dos semanas.
    • Se dan una importancia de agentes de investigación, la cual no tienen.
    • Usan frases morbosas e innecesarias, como “al llegar al lugar el niño ya había sido penetrado”, “el joven sufrió la amputación inmediata en las líneas del tren”, ya todo receptor sabe qué es una violación y qué es un accidente.
    • Entrevistan y autoentevistan. Se enojan cuando no les responden cómo ellos quieren.
    • Tienen comediantes y actores sin vocación como “periodistas”.
    • No les interesa distinguir ente violación y abuso, ente robo y hurto, y similares.
    • Entrevistan personas que no tienen nada que ver con el asunto. A veces entrevistan a gente metiche o a personas que no están capacidad, ni en contexto para defenderse en la entrevista. Por ejemplo, entrevistar a una anciana que dice “a mi hijo el diablo lo tentó” y luego publicar tal cosa, prácticamente burlándose.
    • Usan frases como, se investiga bajo el expediente ********* y un código que nadie se lee, para darle seriedad a algo que está en fase preliminar.
    • Van dando noticias para soplarles a los delincuentes cómo actuar. No conocen los tiempos prudentes para dar noticias y aferrarse a información oficial.
    • Critican a X y viven gracias al producto X. Por ejemplo: critican el objetificar a la mujer, pero en la contraportada tienen una modelo con poca ropa y páginas adentro publican anuncios pagados de “masajes, damas de companía” y demás. Comen gracias a las ganancias de esas publicidades.
    • Morbosamente dan espacio a imágenes no debidas.
    • No moderan su sección de comentarios.
    • Prestan su columna de opinión a gente cuestionada. Gente que debería hacerse su propio blog a ver si alguien los lee.
    • Y la lista puede seguir.

El diagnóstico: medios basura.

No todo está perdido, incluso dentro de los grandes medios tradicionales hay programas excelentes y fuera de esto, surguen nuevos espacios frescos y valiosos para el flujo de información responsable.

Si una persona trabaja para un medio con ese diagnóstico, ¿De verdad puede sentirse pleno y útil en la sociedad? Es una encrucijada difícil.

Causan desinformación, morbo colectivo, desensibilización, funcionan como canales de injurias e intromisión en procesos políticos y judiciales sin ninguna ética. Lamentablemente son el teléfono “chocho” en la era del SmartPhone.

 

 

 

Publicado el 1 comentario

Donaciones para salvar vidas

Actualmente existen muchas formas de donación: trabajo, dinero, bienes, espacios, entre otros, pero hay una forma de donación muy especial: la donación de sangre, órganos y tejidos.

¿Por qué donar sangre? Porque es un proceso simple, rápido y prácticamente indoloro, donde se pueden beneficiar muchas personas, ya que de 450 ml de sangre se pueden extraer varios compuestos que podrían usarse en diversos procesos. Además, es un acto donde se retribuye con la satisfacción personal y el sano activismo efectivo. Otra razón es que la donación de sangre motiva al donante a cuidar su salud e incluso se ve beneficiado al conocer su estatus de salud, gracias a los tamizajes y análisis, antes, durante y después de su donación.

¿Cómo donar sangre? Acudiendo con identificación a un centro de salud donde se tenga un banco de sangre interno o bien, acudiendo al Banco Nacional de Sangre. Se debe tomar un desayuno ligero pero que sustente y sin muchas grasas, se debe pesar más de 50 kg, ser mayor de 18 años, los tatuajes y perforaciones (si es que se tienen) con más de un año y no tener enfermedades de transmisión sexual-sanguínea-vectorial-punzocortante que estén restringidas para donar.

Proceso: Al llegar al centro de donación, se realiza un cuestionario que debe ser respondido con sinceridad y luego se realizan otros estudios rápidos previos a la donación (luego de donar también se analiza esta sangre para demás controles de seguridad-calidad). Generalmente se da un refrigerio y un comprobante de donación. En los centros de donación suelen estar los panfletos con detalles para próximas donaciones.

¿Por qué donar órganos y tejidos? Porque son requeridos por muchas personas, siendo su única esperanza para mejorar su calidad de vida. El donante tiene la satisfacción de un compromiso con la vida, más allá de la vida propia.

¿Cómo donar órganos y tejidos? Desde luego se puede donar estando vivo, pero se presenta otra opción: donante cadavérico, donde se puede dejar la voluntad expresa para tal fin, lo cual agiliza los procesos. Esta voluntad se puede expresar en formatos legales, en licencias y además se puede registrar por medio del formulario provisto en http://www.ccss.sa.cr/donar Además se puede descargar e imprimir el carné de donante para rellenar y firmar, para dejar aún más expresa la voluntad de donar órganos y tejidos al fallecer.

Publicado el Deja un comentario

Corrupción: los 7 pecados capitales juntos versus los pecados “cantonales”

Tradicionalmente se han conocido los “Pecados capitales”, a saber: gula, avaricia, lujuria, ira, soberbia, envidia y pereza. Estos corresponden a descripciones de deseos y excesos de la baja naturaleza humana, que llevan a infracciones morales y éticas.

En un país como Costa Rica, se han señalado, perseguido y castigado todo tipo de delitos y se han tenido como crímenes, donde su autor prejuiciosamente “nunca se curará”. Pero, se han castigado unos delitos más que otros y dentro de esto, a veces parece que se castigan unos cuantos chivos expiatorios o unos cuantos delincuentes de poca monta. Muchas veces se percibe que solo es urgente perseguir al ladrón, al asesino y al violador y ¡Claro que es urgente! Estos son capturados, en allanamientos botando puertas y pegando gritos, son enviados a celdas en condiciones no agradables y a veces ni siquiera decentes. Pero: ¿Y a los corruptos qué?, es decir, al peculado, el enriquecimiento ilícito, el tráfico de influencias, entre otros… tambíen a los abusos y excesos de autoridad, los vicios en contratación de bienes y obra pública, es decir: la corrupción en general que permea la administración pública. La corrupción es el mayor delito de todos, porque roba a cada ciudadano de este país, colabora con la muerte prematura de cada habitante, es cómplice de violaciones (que a veces no se persiguen correctamente y a veces no se da atención oportuna a la víctima).

¿Cómo roba, mata y viola cómplicemente, el funcionario corrupto y/o el político que mete sus intereses sucios en la adminstración pública? – Quitándole al Estado los recursos o la capacidad de la buena administración de estos… Recursos que son para los programas de salud, bienestar social, infraestructura, educación y justicia efectiva (cumplida para la víctima y correctiva para el victimario).

La corrupción satisface los 7 pecados capitales, si vemos cualquier otro delito quizás califique en 3 o 4 de estos pecados, pero rara vez los 7 y la larga, la soberbia se vuelve el pecado capital favorito de la corrupción, ¡Son intocables! La corrupción es un problema más grande que la misma violencia en las calles, que no se puede contener por la falta de recursos (o como decía Quino: por la sobra de ladrones). Un asaltante “chata” vende-droga en la esquina del barrio, comete un pecado “cantonal” o hasta “distrital” comparado al político que con una careta no es probo y es un corrupto o un inútil, en un puesto que no se merece (porque a veces no llega ahí ni por méritos o elección popular, sino por … sepa usted qué). Lo peor es que muchos políticos se escudan en decir entre líneas “yo no violo”, “yo no mato”, “yo no secuestro”, “yo no saco un arma y apunto a la cabeza”, y empiezan por promover penas más duras para quienes sí lo hacen (como si las penas existentes se cumplieran ja já), pero siguen siendo permisivos y no convencen al país de sus ideas y limpieza en temas de administración pública. Sinceramente el corrupto y el violador asesino deberían compartir celda, nadie está exento a cometer delitos, pero con más razón, la penalidad de los mismos debería ser una acto democráticamente horizontal, sin que medie poder, dinero o estatus social.

Hay mucho comentarista que habla de Singapur aquí y allá (a veces con percepciones muy erradas), si bien es cierto que Singapur es un gran ejemplo, la clave de los singapurenses no está en la tal “pena de muerte para ladrones y narcos”, sino que la clave principal es: “CERO CORRUPCIÓN”.

Las penas para los delitos de administración pública en Costa Rica son de risa y los procesos excesivamente costosos, donde rara vez crean satisfacción en la población… de ninguna manera se está diciendo que el hecho de estar en medio de un proceso, por un caso de delito de administración pública ya significa que se es culpable. Pero muchas veces, a ojos de expertos y “ticos de a pie”, queda una sensación de un “proceso que enredaron”.

Ya habrá en este sitio algunas entradas hablando del sistema de Singapur y también del sistema que no solo está en Costa Rica, sino en gran parte de América Latina, que tiene a estos países en la miseria (especialmente mental).

Publicado el 1 comentario

Del “cocholate”, el cacao y la cocoa

El chocolate, el cacao y la cocoa son diferentes. La base en cuestión es el cacao (se supone), aunque se suelen consumir deliciosos chocolates , estos están cargados de jarabes, azúcar y leche… además de nueces, granos y aceites, quedando un porcentaje de cacao bajo.

Un buen chocolate suele estar por encima del 60% cacao. Actualmente se comercializa chocolate de 70% y 78% cacao. En altas concentraciones de cacao, cuando es chocolate negro, tiende a ser más duro, menos dulce y más oscuro que la mayoría de golosinas achocolatadas más cómodas de precio y acceso. Se presenta a continuación el 78% cacao, fabricación suiza.

Otro producto con cacao es la cocoa, que se presenta como gránulos de cacao en polvo, es algo procesado y generalmente con aditivos para conserva y más azúcar. Para la cocoa hay distintas calidades, hay presentaciones más finas, otras más enteras, versiones premium y light. Acá se presenta cocoa premium costarricense.

El cacao “regalo de los dioses”, con grandes propiedades para salud (si se consume correctamente), es una fruta con semillas muy peculiares, tiene un sabor mucho más amargo que los chocolates más comerciales. Acá se presenta un fruto de Talamanca, Costa Rica, proceso orgánico, adquirido a un buen precio en el Café del Barista en Barrio Amón, San José.

Es importante chupar la semilla antes de morderla para que no cueste partirla.

— Como siempre para este tipo de consejos de alimentación, es importante tomar en cuenta que debe existir excelente desinfeccíon de alimentos y tener en cuenta los alérgenos.